Muerte súbita por infarto cardiaco

La muerte súbita cada año se lleva  a medio millón personas de este mundo. De esta cifra, el 85% han encontrado el origen de esta muerte natural, inesperada,repentina e instantánea en las enfermedades cardiovasculares. De este porcentaje, el 90% de los casos  se deben a fibrilaciones o arritmias  cardíacas a consecuencia de infartos agudos al miocardio por aterosclerosis de las arterias coronarias.

La realidad es que, la muerte súbita es un acontecimiento frecuente en los pacientes enfermos de aterosclerosis coronaria. En gran parte esto se debe a la falta de información. Algunos estudios concluyen que la mitad de las víctimas de la muerte súbita por infarto a causa de aterosclerosis coronaria han muerto en un periodo  después de entre seis horas o una semana luego de haber padecido un infarto cuyos síntomas no han advertido . Sólo un 15% de los enfermos presenta síntomas significativos una hora antes de la muerte.

Peor aún, por otro lado, se estima que del 25 al 30% de los  casos de muerte súbita se ha manifestado en pacientes que desconocían que sufrían de aterosclerosis coronaria .

Otro gran factor para la muerte súbita es que la mayoría de los acontecimientos de fibrilación ventricular se desarrollan fuera del ámbito hospitalario, lo cual anula la posibilidad de aplicar la acción rápida que requiere la emergencia. Y es que actuar rápido marca la diferencia entre la vida y la muerte: la probabilidad de éxito de la desfibrilación disminuye en un 7-10% por cada minuto de retraso.

Controla tu...
Drogas